Reforma de cocina en Sant Cugat

La cocina que presentamos en esta reforma debía ser abierta al salón, pero, a causa de la configuración de las vigas del piso, no pudimos realizar la apertura pretendida.

Debido a que el espacio disponible no era excesivo, tuvimos que realizar un diseño que lo aprovechase al máximo. Por ello, en esta cocina, se puso un grupo filtrante, encastrado en el mueble alto, en lugar de una campana decorativa, con lo que pudimos aprovechar mejor el espacio, ganando así más mueble y dándole a la cocina una forma lineal, de estilo minimalista, con un punto divertido, al haberla hecho de dos colores.

El revestimiento de las paredes es de baldosa porcelánica blanca, vitrificada, lo cual ayuda a capturar y reflejar la luz.

Tanto la tira de led encastada en el techo, como la de la pared, contribuyen a intensificar la linealidad de este diseño.